Tento web používá cookies k dosažení potřebné funkcionality. Dalším jeho použitím s tímto souhlasíte. Více informací
AZAFATOS A BORDO

Karlovy Vary - cosas que hacer

Karlovy Vary - cosas que hacer

Karlovy Vary – La ciudad de los teleféricos

Ya sea que baje del nuestro autobús amarrillo en la estación de autobuses o en la estación de Tržnice (Mercado) (principal nudo de transporte local), la principal atracción turística, las columnatas del balneario, no tendrá lejos. Sobre todo, si toma alguna de las líneas del transporte público local. La ciudad y sus alrededores regularmente está cruzada por las veinticinco. Los autobuses de las líneas 1 y 4 te llevarán directamente a la zona de balneario.

Pagará 20 coronas por un billete básico de veinte minutos. Si por ejemplo se dirigee a Karlovy Vary por un puente,  merecerá la pena comprar un billete de siete días por 250 coronas.

Una parte del sistema de transporte público de Karlovy Vary es, entre otras cosas, un teleférico, y no uno. Originalmente eran tres, ahora sirven dos. Todavía a finales del siglo XIX, la ciudad planeaba construir una red de funiculares alrededor de todo el balneario para que también los huéspedes enfermos pudieran ver las colinas que rodeaban la zona balnearia.

El funicular más largo es Diana (453 metros) que conduce al mirador del mismo nombre. Todo el trayecto dura aproximadamente seis minutos y medio y la tarifa básica cuesta 90 coronas. El teleférico más corto conduce desde la Plaza del Teatro hacia el Imperial. Aunque mide un poco más de 100 metros, no debe perder de abordarlo durante la visita de Karlovy Vary. De hecho, el funicular conduce bajo tierra, y por eso lo suelen llamar el metro de Karlovy Vary. Pagarás 20 coronas por un recorrido, si tendrá comprado un billete de todo el día para el transporte público, le servirá también.

Karlovy Vary no sólo vive sólo con el festival

Si hay un festival de cine en Karlovy Vary, la ciudad se inundará por miles de visitantes del prestigioso evento anual. Pero ¿qué hacer en una ciudad balnearia si no es usted  fanático de las películas o se fue a la región más occidental de la República Checa en otra fecha?

La mayor atracción turística ya durante siglos son los manantiales curativos de Karlovy Vary. Hay 13 en la ciudad y sus bocas a menudo encontrarás en columnatas cubiertas. Ésas son cinco en total en la ciudad – Sadová, Mlýnská, Tržní, Zámecká y Vřídelní. El mejor modo de cómo verlas es salir del Hotel Thermal a contracorriente del riachuelo Teplá. Primero, encontrará la columnata Sadová. Los huéspedes balnearios se paseaban a lo largo de ella ya a finales del siglo XIX. Tanto para degustar como para recordar, podrá comprar un recipiente pequeño para beber en puestos cercanos.

Unos pasos más adelante, se construyó casi al mismo tiempo el edificio de balneario más grande de esta ciudad, la Columnata del Molino. En el corazón de la zona de balneario, luego encontrará la atracción turística más buscada – el manantial Vřídlo. El agua con una temperatura de 72 grados sale a chorros hasta 12 metros de altura. Si desea aprovechar de la relajación en el balneario y pasarlo bomba, solicita algunos de los procedimientos locales.

La estancia de balneario en Karlovy Vary no sólo se relaciona con degustación de agua del manantial, sino también son el licor local famoso – Becherovka. ¿Y de qué hierbas se produce? Tal vez desvélense lo develen en el Museo de Jan Becher.