Tento web používá cookies k dosažení potřebné funkcionality. Dalším jeho použitím s tímto souhlasíte. Více informací

Memorias de la República Checa y Austria

DESTINO
Czechia, Austria
INICIO/FIN
Prague/Vienna
PARADAS
Prague, Český Krumlov, Prague, Vienna
NÚMERO DE DÍAS
4 days
TRANSPORTE
by bus, by train
TIEMPO DE TRANSPORTE
Český Krumlov - Prague: 2:55 h, Prague - Vienna: 4:02 h = 6:57 h
PRECIO TOTAL DESDE
Český Krumlov - Prague: 5,20 €, Prague - Vienna: 15 € = 20,20 €
ESTUDIANTES Y MAYORES
Český Krumlov - Prague: 1,30 €, Prague - Vienna: 6 € = 7,30 €
AZAFATOS A BORDO
RESERVA DE ASIENTO GRATIS
CAMBIAR/CANCELAR BILLETE GRATIS 15 MINUTOS ANTES DE LA SALIDA
PUNTUALIDAD O PRECIO INFERIOR GARANTÍA DE LLEGADA PUNTUAL

Český Krumlov - cosas que hacer

Český Krumlov - cosas que hacer

Desde el autobús directamente a la historia de Český Krumlov

Desde el nuestro autobús amarrillo podrá bajar directamente cerca del parque del palacio en la parada de Špičák. Si quiere pasear, baja en la estación de autobuses. Sin embargo, le falta hacer solamente unos pasos para ver los monumentos históricos con la etiqueta de la UNESCO. Český Krumlov es una ciudad pequeña y su belleza disfrutarás mejor si camina por sus pintorescas calles.

La mejor temporada para un paseo así es la primavera o el otoño. Si no le importan las multitudes de turistas todavía inflados por el número de canoeros que se dirigen a Český Krumlov por el río Moldava, diríjase a esta perla del sur de Bohemia con calma en verano. También, echa un vistazo al calendario de festivales de Krumlov, la ciudad acoge varios de ellos y a cientos de visitantes durante el año.

Si sus piernas ya le empiezan a doler, podrás utilizar una de las tres líneas del transporte público. Generalmente, las tarifas cuestan a eso de las veinte coronas, dependiendo de lo lejos que viaje. Y las tres líneas de autobuses se cruzan sólo en la estación de autobuses de Český Krumlov, cerca del centro de la ciudad, desde donde salen a otras paradas.

Český Krumlov: La isla de la historia en el meandro del Moldava

¿Qué hacer en Český Krumlov? Simplemente relajarse y disfrutar del ambiente de la pintoresca ciudad histórica. Desde el año 1992 también está inscrita en la lista de la UNESCO. Nada en ella está tan lejos como para agotarse del camino y, al mismo tiempo, hay miles de posibilidades dónde dirigirse.

Lo mejor que puede hacer es dirigir tus primeros pasos al castillo y el palacio de Krumlov. Es el segundo complejo de castillo y palacio más grande de la República Checa, que se divide en cinco patios. Encontrarás en él, por ejemplo, un teatro barroco del palacio, uno de los pocos teatros barrocos conservados en todo el mundo, que se estableció en el año 1691.

Una de las principales atracciones del castillo local son los osos locales. Se crían en el castillo ya desde hace más de 400 años. En la actualidad, en el foso del castillo entre los patios primero y segundo corren las osas Catalina y María Teresa.

La propia ciudad se compone de varias partes. La ciudad interior llena de casas góticas y renacentistas está rodeada por el meandro del río Moldava. El sistema de calles locales no ha cambiado desde el establecimiento de la ciudad. La segunda parte es el antiguo barrio llamado Latrán. La última es el llamado Plešivec.

Durante la visita de la ciudad, observa los diversos escudos y emblemas genéricos en los edificios históricos. La mayoría de las veces verás la rosa de cinco pétalos de los Rosenberg del Sur de Bohemia, el símbolo omnipresente que dio su nombre también al mayor evento cultural de Krumlov, el Festival de la rosa de cinco pétalos.

Praga - cosas que hacer

Praga - cosas que hacer

En tren y también en autobús. Cuenta las torres de la Praga de cien torres

Praga es el nudo de transporte más grande de la República Checa. Ya sea que llega a la metrópolis con nuestro autobús amarillo o el tren de RegioJet, podrá llegar fácilmente a la estación de transporte público. En la estación de autobuses de Florenc, rápidamente podrá elegir entre dos líneas de metro, en la estación principal de trenes hay una. Justo en la próxima estación, aunque vaya en cualquier dirección, sin embargo, podrá cambiar de línea.

El metro, la columna vertebral del sistema de transporte público de Praga, proporciona un total de tres líneas, marcadas con letras A, B y C. En el centro de la ciudad se cruzan las tres. Gracias a ellas, podrá llegar rápidamente casi a cualquier lugar.

Las 25 líneas de tranvía complementan la única red de metro en la República Checa. El recorrido en tranvía toma más tiempo, pero muchas veces es básicamente panorámico.

El billete de ún solo uso cuesta 24 coronas, si planea descubrir monumentos en Praga y permanecer, por ejemplo, durante todo el fin de semana, valdrá la pena comprar el billete de tres días por 320 coronas. Todos los billete, incluso los de corto tiempo, están limitados sólo por el tiempo, no por el número de trasbordos.

Cabe destacar también un sistema de trasbordadores en el río Moldava, a lo largo de todo el territorio de Praga cruzan el río todos los días en siete rutas diferentes. Podrá abordar usando un billete de transporte público. Con el mismo billete, en Praga puede montar el funicular hasta el conocido mirador de Petřín.

Praga, madre de las ciudades

Ya sea que consulte cualquier guía turístico de Praga, le recomendará a descubrir el centro de la ciudad en la orilla derecha del río Moldava, la Plaza de la Ciudad Vieja y las calles circundantes, y continuar a través del río por el puente de Carlos a la Ciudad Pequeña, desde donde puede subir a uno de los complejos de castillos más grandes del mundo. Qué hacer en Praga por lo tanto debería estar claro: ver todos los destinos turísticos, gracias a los cuales la metrópolis checa llegó a la lista de los monumentos de la UNESCO.

Si este recorrido clásico no lo emocionó, trate de descubrir Praga de una forma un poco diferente. No tiene que evitar la Ciudad Vieja, entre sus atractivos turísticos, que no debes perder, se incluye el Barrio Judío. Los judíos se asentaron aquí ya en el siglo X y el gueto judío tenía más de 18.000 habitantes. Puedes visitar la sinagoga y el cementerio judío.

Cabe destacar el barrio de Holešovice. El antiguo barrio industrial en los últimos años básicamente ha cambiado en galería. Encontrará aquí una variedad de los monumentos modernos y puntos de encuentro como el Palacio de exposiciones de la Galería nacional, Centro del arte contemporáneo DOX, muchas cafeterías y pubs, complejo del Recinto Ferial de Praga y el parque popular de Stromovka, el espacio más verde de Praga.

Si desea servirse una buena comida y sentarse fuera de las multitudes de turistas, diríjase a Žižkov. El barrio también es popular entre los locales y en los pubs y bares de la zona, hay mucha diversión también por la noche, además a precios más agradables que los turísticos en el mismo centro.

Viena - cosas que hacer

Viena - cosas que hacer

Viena en tren, autobús y bicicleta

Tanto si te bajas del tren amarillo RegioJet en la estación de Simmering como si lo haces en la estación principal, podrás llegar fácilmente al centro de Viena gracias a la red local de metro. Esto también sirve para los viajeros que van a Viena con los autobuses amarillos, que ahora se bajan en la estación principal de trenes. Queda a pocos pasos de la estación local de metro.

El billete que compre, lo puede utilizar en todos los tipos de transporte público local. irá en autobuses, tranvías y trenes del metro. El billete de una sola vez cuesta 2,4 euros, el de todo el día 8 euros. Atención, el billete semanal es siempre válido de lunes a lunes. Así que considere comprarlo según la fecha que venga a Viena.

Vienna City Card también le será de gran ayuda: la tarjeta turística oficial de la metrópolis austríaca, que se puede adquirir de varios tipos. Aparte del hecho de que no tendrá que preocuparte qué billetes comprar, obtendrás más de doscientos descuentos para diferentes entradas, etc. La tarjeta turística también tiene su propia aplicación móvil.

En Viena encontrará una serie de ciclistas. Tú también puedes incluirte entre ellos, sólo alquile una bicicleta en una de las empresas de bicicletas compartidas. Además, sólo a pie o en bicicleta alcanzará el centro de Viena, la llamado U de oro.

Ciudad imperial llena de parques y jardines

El recorrido de Viena lo debe empezar justo en el centro. No sabrá qué hacer primero. Los alrededores de la Catedral de San Esteban rebosan de monumentos y museos y todo el centro está inscrito en la lista de la UNESCO. Merece la pena visitar por ejemplo la antigua residencia de los Habsburgo, Hofburg. Hoy en día, varios palacios se encuentran en este complejo del palacio.

Y cuando ya esté en el centro de la metrópolis austríaca, no debe perderte el Hundertwasserhaus. Al mirarlo, los que tienen el viajar en la sangre, recordarán los edificios de Gaudí en Barcelona. Esta casa, sin embargo, fue construida por el arquitecto austriaco, Friedrich Hundertwasser. La fachada exterior de la casa está decorada con muchos colores y sus habitantes tienen derecho a proponer según su propio gusto la fachada en el alrededor de las ventanas. La casa sólo se puede admirar desde el exterior, o sentarse en el café de la planta baja.

Justo enfrente, sin embargo, puedes visitar Hundertwasser Village, un centro comercial con una “plaza del pueblo”, un bar y comercios.

Si desea detalladamente seguir los pasos de la monarquía de los Habsburgo que incluía también nuestro territorio en el pasado, dirígete a los palacios de Schönbrunn y Belveder. En este último, también encontrarás quizá la colección artística más valiosa de Austria.

Casi la mitad del territorio está cubierta de áreas verdes: encontrará 280 parques y jardines imperiales en Viena. Especialmente, si viaja a la ciudad en la primavera, reserve un rato también para pasear en uno de los parques y sentarse en él. Por ejemplo, en el parque Volksgarten, siempre florecen unos 400 tipos de rosas en la primavera.

Alojamiento y transporte