Tento web používá cookies k dosažení potřebné funkcionality. Dalším jeho použitím s tímto souhlasíte. Více informací

La magia de diferentes ciudades

DESTINO
Germany, Czechia
INICIO/FIN
Berlin/Karlovy Vary
PARADAS
Berlin, Dresden, Prague, Karlovy Vary
NÚMERO DE DÍAS
4 days
TRANSPORTE
by bus
TIEMPO DE TRANSPORTE
Berlin - Dresden: 2:45 h, Dresden - Prague: 1:55 h, Prague - Karlovy Vary: 2:15 h = 6:55 h
PRECIO TOTAL DESDE
Berlin - Dresden: 5 €, Dresden - Prague: 11,90 €, Prague - Karlovy Vary: 5,20 € = 22,10 €
ESTUDIANTES Y MAYORES
Berlin - Dresden: 5 €, Dresden - Prague: 11,90 €, Prague - Karlovy Vary: 1,30 € = 18,20 €
AZAFATOS A BORDO
RESERVA DE ASIENTO GRATIS
CAMBIAR/CANCELAR BILLETE GRATIS 15 MINUTOS ANTES DE LA SALIDA
PUNTUALIDAD O PRECIO INFERIOR GARANTÍA DE LLEGADA PUNTUAL

Berlín - cosas que hacer

Berlín - cosas que hacer

Paraíso de los ciclistas – ¡Berlín!

A sólo pocas horas de la frontera checa te esperan las ciudades alemanas llenas de historia y entretenimiento. La reina entre ellas (LAS ciudades) es la metrópoli alemana, Berlín. Llegará después de unas cuantas horas de viaje en el autobús amarrillo de RegioJet.

El autobús desde luego reemplazara inmediatamente por el transporte público. Aunque algunas distancias puedan parecer cortas en el mapa, si realmente quiere llegar a conocer la ciudad muy bien, definitivamente use el transporte público. Un billete regular cuesta 2,1 euros. Seguramente, merecerá la pena inmediatamente comprar la llamada Berlin Welcome Card. El Abono para el transporte público es válido por hasta 5 días y, obtendrá un descuento de 50% en algunas de las atracciones de la ciudad. La lista de los 140 lugares donde la tarjeta es válida, encontrará en la página web de www.bvisitberlin.de.

Hay innumerables modos de transporte en Berlín. Desde el metro U-bahn (le llevará incluso al aeropuerto), los trenes suburbanos de S-bahn hasta los metro-tranvías, los metrobuses y barcos e incluso tranvías.

¡Y atención! ¡Berlín es una ciudad de ciclistas! Si se cansa de viajar en transporte público y te sientes físicamente en forma, alquila una bicicleta. Berlín incluso tiene condiciones técnicas para este tipo de transporte. La ciudad se sitúa en un plano y casi todas las aceras también tienen un carril para bicicletas. La lista de los 140 lugares donde la tarjeta es válida, encontrarás en la página web de www.bvisitberlin.de.

Berlín unificado: Curry domina sobre miles de sabores

¿Qué hacer en Berlín? Puedes pensarlo por ejemplo mientras subes a la torre de televisión de Berlín, literalmente la principal atracción de la metrópoli alemana. Seguramente la encontrarás, se puede ver desde cualquier lugar. Si aun así deseas consejos, puedes empezar después de bajar del autobús en una parada casi obligatoria: la calle Unter den Linden y la Puerta de Brandenburgo, símbolo de Alemania.

Un recordatorio de tiempos pasados es la última parte en pie del Muro de Berlín. Se convirtió en la East Side Gallery. Definitivamente no debe perderte ni el antiguo cruce de fronteras de Checkpoint Charlie.

Si es usted un cazador de monumentos, no olvide de aquellos inscritos en la lista de la UNESCO. En la isla de los museos, podrá visitar en seguida los cinco. Hazte una parada en uno de los complejos de viviendas de la época de la República de Weimar. También merece la pena viajar a la cercana Postdam, al parque de Sanssouci, donde se encuentra la antigua residencia de verano de Hohenzollern, una popular atracción turística.

¿Se le ha acabado la inspiración, no sabe qué hacer y le gustaría divertirse un poco? Dirígete a Mauerpark. Todos los domingos hay fiestas de karaoke gratuitas en las que puede participar. Recibirá aplausos tormentosos por ello. Y no olvides empacarte algo para hacer un picnic. Por ejemplo, un típico currywurst berlinés. Sobre la historia de este plato y muchas otras delicias alemanas aprenderá en el Museo de Currywurst.

Dresde - cosas que hacer

Dresde - cosas que hacer

Dresde: Alquiler de bicicletas y tarifas ventajosas para los turistas

A sólo 40 minutos viajando en nuestro autobús amarillo desde la frontera checa se encuentra la ciudad alemana de Dresde. La parada de los autobuses amarrillos se encuentra cerca de la estación de trenes local. El centro de la ciudad parece estar cerca, pero valdrá la pena comprar un billete para el transporte público local de día completo. La gran ventaja es que el transportista local de DVB también tiene las páginas en checo.

Los billetes con precios ventajosos son los billetes destinados a los turistas – pagará al mínimo 6 euros por ellos, pero viajar sin restricciones podrás en la zona de tarifa seleccionada. Tarjetas de descuento similares ofrece el transporte público también para familias o grupos más pequeños. Comprará el billete en las máquinas expendedoras amarrillas en las paradas y la marcarás o en un tranvía o autobús. Los billetes para los trenes S-bahn locales debes marcar ya en la plataforma.

Cuando se trata de viajar en transporte público, una experiencia inusual es hacer un crucero por el Elba. La Compañía de Navegación a Vapor de Sajonia tiene nueve barcos de vapor de ruedas, es la flota más antigua y más grande de barcos de vapor históricos del mundo. Por un viaje corto que dura unos 20 minutos, pagará 5 euros. Sin embargo, hay muchas más rutas para seleccionar. Si quiere ver los barcos, ven al Festival de la Ciudad de Dresde en agosto. En él, la ciudad expone los nueve barcos de vapor al mismo tiempo.

Viaje a Dresde o excursión por los monumentos “falsos”

No en vano, Dresde se llama Venecia en el Elba. Una ciudad antigua con una larga historia oculta una serie de monumentos algo falsos. Casi todos los edificios fueron destruidos durante los ataques aéreos aliados al final de la Segunda Guerra Mundial. Dresde entonces literalmente se levantó de las cenizas.

Por ejemplo, la iglesia de Frauenkirchen había estado 50 años en ruinas, antes de que fuera restaurada en el año 1994. La iglesia con una de las cúpulas más grandes al norte de los Alpes volvió a ser consagrada y se convirtió en un punto dominante y una de las atracciones turísticas de Dresde.

La atracción más visitada es, sin embargo, la pinacoteca local de Zwinger. En ella, todo el mundo se divertirá durante unas horas, el amante del arte por días enteros. Encontrarás aquí de todo, desde las colecciones de porcelana hasta el Salón Matemático-Físico. En el edificio adyacente de la galería llamado Semperbau, también se encuentra la pinacoteca mundialmente famosa dedicada a las obras de los antiguos maestros.

El centro de Dresde moderno es el barrio de Neustadt. En un área relativamente pequeña, encontrarás 175 bares y restaurantes. Especialmente en los meses de verano invitan los jardines locales a sentarse con una bebida fría.

Si quiere salir del bullicio de la gran ciudad, diríjase al sureste de Dresde. Antigua residencia de verano de la corte real de Sajonia, el Castillo de Pillnitz, es el mayor complejo de castillos construido en estilo chino en Europa. El parque del palacio invita a dar un paseo casi en cada estación del año.

Praga - cosas que hacer

Praga - cosas que hacer

En tren y también en autobús. Cuenta las torres de la Praga de cien torres

Praga es el nudo de transporte más grande de la República Checa. Ya sea que llega a la metrópolis con nuestro autobús amarillo o el tren de RegioJet, podrá llegar fácilmente a la estación de transporte público. En la estación de autobuses de Florenc, rápidamente podrá elegir entre dos líneas de metro, en la estación principal de trenes hay una. Justo en la próxima estación, aunque vaya en cualquier dirección, sin embargo, podrá cambiar de línea.

El metro, la columna vertebral del sistema de transporte público de Praga, proporciona un total de tres líneas, marcadas con letras A, B y C. En el centro de la ciudad se cruzan las tres. Gracias a ellas, podrá llegar rápidamente casi a cualquier lugar.

Las 25 líneas de tranvía complementan la única red de metro en la República Checa. El recorrido en tranvía toma más tiempo, pero muchas veces es básicamente panorámico.

El billete de ún solo uso cuesta 24 coronas, si planea descubrir monumentos en Praga y permanecer, por ejemplo, durante todo el fin de semana, valdrá la pena comprar el billete de tres días por 320 coronas. Todos los billete, incluso los de corto tiempo, están limitados sólo por el tiempo, no por el número de trasbordos.

Cabe destacar también un sistema de trasbordadores en el río Moldava, a lo largo de todo el territorio de Praga cruzan el río todos los días en siete rutas diferentes. Podrá abordar usando un billete de transporte público. Con el mismo billete, en Praga puede montar el funicular hasta el conocido mirador de Petřín.

Praga, madre de las ciudades

Ya sea que consulte cualquier guía turístico de Praga, le recomendará a descubrir el centro de la ciudad en la orilla derecha del río Moldava, la Plaza de la Ciudad Vieja y las calles circundantes, y continuar a través del río por el puente de Carlos a la Ciudad Pequeña, desde donde puede subir a uno de los complejos de castillos más grandes del mundo. Qué hacer en Praga por lo tanto debería estar claro: ver todos los destinos turísticos, gracias a los cuales la metrópolis checa llegó a la lista de los monumentos de la UNESCO.

Si este recorrido clásico no lo emocionó, trate de descubrir Praga de una forma un poco diferente. No tiene que evitar la Ciudad Vieja, entre sus atractivos turísticos, que no debes perder, se incluye el Barrio Judío. Los judíos se asentaron aquí ya en el siglo X y el gueto judío tenía más de 18.000 habitantes. Puedes visitar la sinagoga y el cementerio judío.

Cabe destacar el barrio de Holešovice. El antiguo barrio industrial en los últimos años básicamente ha cambiado en galería. Encontrará aquí una variedad de los monumentos modernos y puntos de encuentro como el Palacio de exposiciones de la Galería nacional, Centro del arte contemporáneo DOX, muchas cafeterías y pubs, complejo del Recinto Ferial de Praga y el parque popular de Stromovka, el espacio más verde de Praga.

Si desea servirse una buena comida y sentarse fuera de las multitudes de turistas, diríjase a Žižkov. El barrio también es popular entre los locales y en los pubs y bares de la zona, hay mucha diversión también por la noche, además a precios más agradables que los turísticos en el mismo centro.

Karlovy Vary - cosas que hacer

Karlovy Vary - cosas que hacer

Karlovy Vary – La ciudad de los teleféricos

Ya sea que baje del nuestro autobús amarrillo en la estación de autobuses o en la estación de Tržnice (Mercado) (principal nudo de transporte local), la principal atracción turística, las columnatas del balneario, no tendrá lejos. Sobre todo, si toma alguna de las líneas del transporte público local. La ciudad y sus alrededores regularmente está cruzada por las veinticinco. Los autobuses de las líneas 1 y 4 te llevarán directamente a la zona de balneario.

Pagará 20 coronas por un billete básico de veinte minutos. Si por ejemplo se dirigee a Karlovy Vary por un puente,  merecerá la pena comprar un billete de siete días por 250 coronas.

Una parte del sistema de transporte público de Karlovy Vary es, entre otras cosas, un teleférico, y no uno. Originalmente eran tres, ahora sirven dos. Todavía a finales del siglo XIX, la ciudad planeaba construir una red de funiculares alrededor de todo el balneario para que también los huéspedes enfermos pudieran ver las colinas que rodeaban la zona balnearia.

El funicular más largo es Diana (453 metros) que conduce al mirador del mismo nombre. Todo el trayecto dura aproximadamente seis minutos y medio y la tarifa básica cuesta 90 coronas. El teleférico más corto conduce desde la Plaza del Teatro hacia el Imperial. Aunque mide un poco más de 100 metros, no debe perder de abordarlo durante la visita de Karlovy Vary. De hecho, el funicular conduce bajo tierra, y por eso lo suelen llamar el metro de Karlovy Vary. Pagarás 20 coronas por un recorrido, si tendrá comprado un billete de todo el día para el transporte público, le servirá también.

Karlovy Vary no sólo vive sólo con el festival

Si hay un festival de cine en Karlovy Vary, la ciudad se inundará por miles de visitantes del prestigioso evento anual. Pero ¿qué hacer en una ciudad balnearia si no es usted  fanático de las películas o se fue a la región más occidental de la República Checa en otra fecha?

La mayor atracción turística ya durante siglos son los manantiales curativos de Karlovy Vary. Hay 13 en la ciudad y sus bocas a menudo encontrarás en columnatas cubiertas. Ésas son cinco en total en la ciudad – Sadová, Mlýnská, Tržní, Zámecká y Vřídelní. El mejor modo de cómo verlas es salir del Hotel Thermal a contracorriente del riachuelo Teplá. Primero, encontrará la columnata Sadová. Los huéspedes balnearios se paseaban a lo largo de ella ya a finales del siglo XIX. Tanto para degustar como para recordar, podrá comprar un recipiente pequeño para beber en puestos cercanos.

Unos pasos más adelante, se construyó casi al mismo tiempo el edificio de balneario más grande de esta ciudad, la Columnata del Molino. En el corazón de la zona de balneario, luego encontrará la atracción turística más buscada – el manantial Vřídlo. El agua con una temperatura de 72 grados sale a chorros hasta 12 metros de altura. Si desea aprovechar de la relajación en el balneario y pasarlo bomba, solicita algunos de los procedimientos locales.

La estancia de balneario en Karlovy Vary no sólo se relaciona con degustación de agua del manantial, sino también son el licor local famoso – Becherovka. ¿Y de qué hierbas se produce? Tal vez desvélense lo develen en el Museo de Jan Becher.

Alojamiento y transporte